Los Alaridos Mas Fuertes Que Caen Sobre Oídos Tapados Vienen de Los Uigures Víctimas de Tortura

Sayragul Sauytbay, una víctima de la tortura del gobierno comunista de China

Campaña Para Uiguros:  Comunicado de Prensa
Para Publicación Inmediata
26 junio, 2020, 9:00 hs EST
Contactar:  contact@campaignforuyghurs.org
www.campaignforuyghurs.org

“Cualquiera que haya sido torturado permanece torturado.  Cualquiera que haya sufrido tortura nunca mas se sentirá tranquilo en el mundo.  La fe en la humanidad ya rota con la primera bofetada en la cara, luego demolida por la tortura, nunca mas se recupera de nuevo.”  Jean Amery, torturado en Auschwitz.

En este día establecido por las Naciones Unidas para clamar contra la tortura y apoyar a sus víctimas y sobrevivientes, la Campaña Para Uigures (Campaign for Uyghurs en inglés), afirma que la China es uno de los responsables principales de la tortura moderna, descaradamente utilizando técnicas horripilantes para llevar a cabo una limpieza étnica a gran escala.  Son espantosas las consecuencias complejas de los impactos psicológicos creados, y que van a seguir creándose, por estas atrocidades.  Falta nada menos que compartir las palabras mismas de algunos pocos sobrevivientes:

Me hicieron vestir de lo que llamaban “ropa de hierro,” un traje hecho de metal que pesaba mas de 50 libras (22.67 kgs).  Me obligaba extender mis brazos y piernas en una posición estirada.  Ni siquiera podía moverme y mi espalda me dolía extremadamente.  Hacían a la gente vestirse con esto para quebrantar sus espíritus.  Después de doce horas me volvía manso, dócil, y obediente.”  Kayrat Samarkand.

“Los policías la obligaron sacar toda su ropa y fríamente la violaron uno por otro, frente a todos.  Mientras la violaban chequeaban para ver nuestra reacción.  La gente que doblaba la cabeza o cerraba los ojos, y los que demostraban enojo o conmoción, fueron llevados afuera y nunca mas los vimos.  Había todo tipo de torturas allí… vi a gente volviendo de ese cuarto cubiertos de sangre.  Algunos regresaron sin las uñas.  Sayraygul Sautybay.

“Les rogué que me mataran.”  Mihrigul Tursun.

El dolor físico y psicológico que la China ha causado nunca se va poder corregir, pero puede ser prevenido para que no se inflija a mas víctimas.  Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, dijo que “los torturadores nunca se deben dejar que salgan impunes de sus crímenes, y sistemas que permiten la tortura deben ser desmanteladas o transformadas.”

Es un lindo dicho, pero necesitamos contrastar esas palabras con el testimonio de Emma Reilly, quien denunció a la ONU después que los nombres de los defensores de derechos humanos quienes planificaban asistir a una reunión de la ONU fueron transmitidos a la China.  Ella constató, “Ya sabemos que los que vienen de la China, y los que tienen familias viviendo en la China enfrentan represalias por denunciar las violaciones de derechos humanos en la China.  Sabemos el resultado de eso.  La única razón por la cual la China hubiera querido obtener esa información habrá sido para intimidar a esa gente y a sus familias.  Esto hubiera sido el revés del mandato del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para prevenir que corran peligro los activistas.”

El perpetrador mas grande de torturas físicas y psicológicas no solo sale impune de sus crímenes, pero a la vez recibe galardones por genocidio con un escaño en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.  El involucramiento de la China en la ONU no solo deja paralizada a esta organización internacional, sino lo hace cómplice.  Si este día realmente se dedica para honrar a las víctimas, tenemos que desmantelar el sistema en cuestión ahora mismo.  Como la Alemania Nazi, el gobierno chino se tiene que llevar a la justicia por sus crímenes de lesa humanidad.

En este Día Internacional en Apoyo de las Victimas de la Tortura, la Campaña Para Uigures pide a las Naciones Unidas responder a los cargos en contra por poner en peligro a los defensores de derechos humanos, y hacer lo correcto con la expulsión de la China de su escaño en el Consejo de Derechos Humanos.  La unidad de las naciones se debe basar sobre un propósito moral, e implica responsabilidad mutua.  La China, actuando como un estado delincuente, no merece participar en los asuntos de las naciones comprometidas a defender los derechos humanos.